juevesan4

El día lunes 10 de abril se celebró con todos los estudiantes el Jueves Santo, la última cena de nuestro Señor Jesucristo.
MONICIÓN.
La mesa es lugar de encuentro, entorno de comunicación, todo un símbolo de solidaridad. En la mesa comemos, en la mesa ponemos en común la vida y el trabajo, en la mesa jugamos y reímos, en la mesa celebramos la Eucaristía. Por eso, “poner la mesa” se convierte en un verdadero símbolo de construcción de la comunidad. Una mesa grande como el mundo, una comunidad que quiere ser vida y entrega para todos.
Es ahora cuando Jesús nos enseña que amar no es un estado emotivo, ni un sentimiento para con algunos o una idea hermosa en la cabeza. Es donarse efectivamente. De este modo, lavarnos los pies equivale a vivir en el amor, sirviendo una al otro con total desinterés. Nada tenía que darnos Cristo. No solo se habrá de humillar de esta manera. Se dará como Alimento en la Eucaristía y como Víctima por nuestros pecados en la cruz. Si para alguien el amor es una palabra hueca, que mire a Cristo, allí comprenderá lo que significa amara de verdad.
ORACIÓN.
Gracias, Señor, por mostrarme el camino que debo seguir. La gracia me la ofreces en la Eucaristía, el eje alrededor del cual debe girar toda mi existencia, pero para poder recibirte sacramentalmente, necesito primero lavarme, limpiar mi vida de todo lo que te ofende, porque aunque sé que nunca seré digno, tengo la seguridad que con la absolución de uno de tus sacerdotes, mi alma quedará lista para recibirte.

10/04/2017